18 jun. 2011

Dónde encontramos los derechos humanos?


Los instrumentos internacionales de derechos humanos son documentos jurídicos que se producen mediante procesos de negociaciones entre los Estados pertenecientes a la Organización de Naciones Unidas o la Organización de Estados Americanos, cuando se trata del sistema interamericano. Ciertamente son los Estados y los organismos internacionales quienes los discuten y aprueban, pero históricamente surgieron gracias a que muchos hombres y mujeres que en todo el mundo se esforzaron por lograr que los seres humanos tengamos condiciones dignas y de respeto para vivir y desarrollarnos como personas y como ciudadanos o ciudadanas.


Hay varias clases de instrumentos internacionales y los primeros reciben distintos nombres:

• Los tratados, pactos, convenios o convenciones;
• Los protocolos, y
• Las declaraciones.


¿Cuál es la diferencia entre los tratados, los protocolos y las declaraciones?

  • Los tratados, pactos, convenciones o convenios son leyes internacionales que los gobiernos deben cumplir obligatoriamente después de ratificarlas. No es suficiente que el tratado exista, el gobierno de nuestro país debe reconocerlo para exigir que nos proteja, respete y garantice los derechos humanos.

  • Los protocolos son documentos que se agregan posteriormente a un tratado para ampliar derechos o fijar los procedimientos de aplicación y de queja.
  •  Las declaraciones son documentos en los que se escriben los derechos pero su cumplimiento no es obligatorio para el gobierno porque no son leyes internacionales.
Un tratado, pacto, convenio o convención es una ley internacional que debe ser aceptada por el gobierno de nuestro país para que podamos reclamar su cumplimiento. Esta aceptación es la ratificación, la que es hecha por el organismo legislativo que aprueba que el país sea parte del tratado mediante una ley de la República. De esta forma el tratado pasa a ser de cumplimiento obligatorio para el Estado que lo ratifica, y podemos exigir los derechos contenidos en él como si fuera la Constitución o una ley nacional.

A continuación encontraremos los nombres de algunos de los tratados más importantes del sistema universal de derechos humanos:

• Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos;
• Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales;
• Convención sobre Derechos del Niño;
Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial;
• Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, conocida como Cedaw;
• Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores
Migratorios y de sus Familiares;
• Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes;
• Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales.

Los principales tratados de derechos humanos en América son:

• Convención Americana sobre Derechos Humanos;
• Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura;
• Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, “Convención de Belém do Pará”;
• Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas; y,
• Convención Interamericana para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad.


Los protocolos


Hay tratados a los que se les agregan los llamados protocolos, que son documentos en los que se toman disposiciones especiales sobre cómo se va a aplicar el pacto o convención de que forman parte, se amplía el conjunto de derechos protegidos o se fijan procedimientos que autorizan a una persona a denunciar al Estado por el incumplimiento o violación de sus obligaciones. A continuación se mencionan algunos protocolos:

• Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la Abolición de la Pena de Muerte;
• Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la Participación de Niños en los Conflictos Armados;
• Protocolo facultativo de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer; y,

• Protocolo facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Derechos Políticos.

En el sistema interamericano de protección de los derechos humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos es el tratado más importante. A esta se agregaron dos protocolos:
• Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador”, y,
• Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la Abolición de la Pena de Muerte.

El tiempo de preparación de un tratado es largo porque intervienen muchos actores, cada uno con voluntades e intereses distintos. Entonces, implica una serie de reuniones del grupo que lo redacta, además de las negociaciones, consultas y revisiones de los futuros Estados parte. Después, al haber sido aprobado por la Asamblea General de la ONU o la de la OEA, también pasa un largo tiempo antes de que entre en vigor, o sea que tenga la fuerza de una ley, porque debe ser ratificado por un número de Estados que el tratado mismo determina.


Las declaraciones


Estos instrumentos internacionales, a diferencia de los tratados, pactos, convenciones o convenios y sus protocolos –cuando los tienen–, no son leyes internacionales; esto quiere decir que no necesitan ser ratificados y nunca tendrán un procedimiento de aplicación, de quejas o de vigilancia. Sin embargo, hay tres declaraciones de gran importancia: la Declaración Universal de Derechos Humanos, de la ONU; la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, de la OEA. Las dos declaraciones cumplen sesenta años en 2008 y pese a que no son leyes internacionales, tienen una enorme fuerza moral por ser los primeros instrumentos de la época reciente en los que se reconocieron los derechos que tenemos los seres humanos; por eso son muy respetados, tanto que algunos Estados las han incorporado a su texto constitucional.
Otra Declaración que es sumamente importante para la lucha por los derechos humanos de las personas afrodescendientes es la Declaración y el Plan de Acción de la III Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación, la Xenofobia y las Formax Conexas de Intolerancia, celebrada en Durban, 2001. Por su importancia, la trabajaremos en profundidad próximamente.




¿Qué debe suceder para que los tratados, pactos, convenios o convenciones sean una ley de nuestro país?

• Después de que el tratado ha sido aprobado por la ONU o la OEA, se invita a los gobiernos a firmarlo y a ratificarlo. Cada tratado dice cuántos países deben ratificarlo para convertirlo en una ley internacional. A veces son diez países, el número es diferente en cada uno;
• El gobierno firma el tratado. Esta firma no vale todavía para sea una ley del país; y,
• El Poder Ejecutivo manda el tratado al Poder Legislativo (el Congreso de la República o la Asamblea Legislativa), para que los diputados lo lean y voten para convertirlo en una ley del país;
• Esta ley de ratificación del tratado se manda a la ONU, la OEA o la Organización Internacional del Trabajo, según corresponda.


Sólo después que se ha cumplido con lo anterior, el tratado pasa a ser parte de la legislación nacional que protege nuestros derechos humanos. En ese momento, ya podemos exigir al Estado el cumplimiento de las obligaciones que adquirió al ratificar el tratado, pacto, convenio o convención.
A veces los Estados deciden que los tratados internacionales de derechos humanos son más importantes que la Constitución y las demás leyes. Otras veces dispone que la Constitución es más importante que el tratado. Tenemos que leer nuestra Constitución para saber cómo se ordena eso en nuestro país.
Esto tampoco es automático, con frecuencia se debe convencer a los gobernantes y diputados que ratifiquen las leyes internacionales. También es muy importante que la sociedad vigile que el Congreso no limite la protección escribiendo que no está de acuerdo con proteger algunos derechos.



1 comentario: